Iscilum- La espera

Cartela forjada en hierro

Cartela forjada en hierro

          ¿Conocéis algún lugar donde puedes ser tu y no estas distraído,y puedes reflexionar sobre ti mismo?.   

           Ese lugar se llama Iscilum, la ciudad en el cielo.

          Son islas flotantes que se desprendieron de la tierra firme por causas naturales hace ya muchos años habitada por personas y animales introvertidos, encantadores, cariñosos y pacífico

                                   Hola.

           Soy el profesor Libricus Papiro, viajante incansable y dispongo de una maquina de aventuras, fabricada por mi mismo.

           Mi primera aventura fue viajar a Tierra firme, cerca de Izar y desde allí contacte con personas de ese lugar tan original, por su orografía como por sus habitantes.

-¡Pues sí! Os hablo de Iscilum.

Realización:

Iscilum-oleo

Cuadro de Iscilum al oleo

           En 2007 pinte un pequeño cuadro con oleos y allí apareció Iscilum a lo lejos.

           Empece hacer bocetos, pasarlos a 3d en Blender, ya que era el programa que estaba estudiando, me tenía fascinado, el programa y la historia.

Escena terminada de Iscilum

Escena terminada

Abrir elpincho.net

Tuve una cuantas semanas de descanso y recordé lugares y personajes que comenzaron a existir en mi hace ya algunos años.

El viaje a Iscilum fue la primera aventura del profesor Libricus Papiro, apellido cariñoso que le pusieron en el colegio desde que era niño y continuó después cuando fue profesor.

El profesor Libricus construyó con sus propias manos y sus dotes de ingeniería autodidacta “la máquina de aventuras” que no es un OVNI, ni una caja gigante con espejos y cristales, tampoco un vehículo con pedales. La maquina era tan solo un sillón que cambia de color con el tiempo y completado con algunas comodidades como mesita para el té, platito de frutos secos pelados, una buena lámpara, un paragüero y otros detalles que iremos viendo poco a poco. La maquina de aventuras aun no la ha presentado al público ya que el profesor quería estar seguro de su funcionamiento.

Iscilum fue una ciudad que se estableció en el cielo. Por causas naturales y habitada por personas y animales introvertidos, encantadores, cariñosos y pacíficos.

La Espera, 1ª parte:

Tuve la suerte de estar allí. Fue uno de los momentos más especiales del viaje. Desde el sitio donde estaba lo veía todo.

La casa a la que fui invitado es la de un artesano (más bien la de un artista que recreaba todo lo que veía desde sus ventanas, ya que esa era su profesión).

Blape (se pronuncia “blap”, como en francés, la “e” no acentuada, es muda), se llamaba y vivía con su hermano Azir, que pertenecían a la familia de Olinmay.

También conocimos a muchas familias de este lugar y todas nos invitaban a estar a su lado; todos tenían historias y anécdotas que contar al igual que las hermanas de Gaya (las que nacieron allí), Nan y Ariam, compañeras de los hermanos Olinmay, con su misma afición y trabajo (artistas artesanos).

La temperatura era agradable. Una suave brisa nos levantaba un poco la ropa y el pelo; era de agradecer. Nos traía un olor muy especial.

Muchos de los vecinos pasaban por delante de nosotros con sus vehículos, algunos propulsados por aire caliente y otros empujados por el viento. El más original era el “Transbord”, el único que funciona por tracción mecánica, se impulsa por energía cinética y se desliza sobre una cadena. Su trayecto es solo uno: conectar Iscilum, con el mundo firme, que es de donde provienen las islas.

Hace años pasó un cometa muy cerca de este mundo, produjo tanta gravedad y fuerza magnética que algunas rocas y montañas se desplazaron. Muchas de ellas se separaron a una altura aproximada de 17,53 kms.

Esta fuerza magnética influyó en el equilibrio general, la temperatura y las gravedades magnéticas.

Hay varios tipos de islas: las más grandes y habitadas, las islas menores, las rocas y las islas de minerales. Muchas de ellas son de cuarzo.